Una de las lesiones más frecuentes entre los jugadores no profesionales son las tendinopatías en el codo

Cómo evitar el “codo de tenista”

Para evitar esta dolencia es importante realizar un trabajo de prevención, basado en un buen acondicionamiento físico, la mejora de la técnica y el entrenamiento progresivo.

Más de tres millones de personas practican tenis en España, según estimaciones de la Federación Europea de Tenis, y cerca de seis millones juegan al pádel, según datos de la Federación Internacional de Pádel. Eso supone una cifra que se acerca a los diez millones de fans de los deportes de raqueta, sumando a quienes se meten en las pistas de squash o juegan al bádminton, entre otros.

Los torneos internacionales, que llegan a España en primavera, y los éxitos de los deportistas españoles en este terreno impulsan esta actividad.

Desde el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM) recuerdan que los deportes de raqueta se pueden practicar a cualquier edad, aunque son exigentes; de manera especial, el tenis. Por eso resulta importante realizar un trabajo de prevención, basado en un buen acondicionamiento físico, la mejora de la técnica y el entrenamiento progresivo.

El “codo de tenista”

Una de las lesiones más frecuentes entre los jugadores no profesionales son las tendinopatías en el codo, sobre todo el llamado “codo de tenista” o epicondilitis. Se caracteriza por un dolor en la cara lateral del codo, que se suele agravar al jugar al tenis o al pádel (sobre todo en el golpe de revés) o al agarrar objetos con fuerza (una botella de agua, por ejemplo).

Este dolor suele aparecer por una afectación del tendón extensor, que se encuentra en la cara lateral del codo. Esta dolencia puede generar inflamación y también pueden aparecer signos degenerativos del tejido tendinoso si se mantiene el dolor en el tiempo, por lo que ese brazo no responderá igual a las demandas que le exigimos durante un partido de tenis, por ejemplo”, explica Ignacio Cancela, miembro de la Junta de Gobierno del CPFCM e investigador sobre epicondilalgia en la Universidad Rey Juan Carlos.

Aunque esta lesión se ha venido llamando popularmente “codo de tenista”, cada vez se da menos entre jugadores profesionales, por una mejora en su técnica y un mayor trabajo de prevención. Por eso, esta denominación está desapareciendo progresivamente entre los profesionales sanitarios para nombrar este problema de otras formas (tendinopatía lateral de codo o epicondilalgia lateral).

Por qué aparece

Ese “codo de tenista”, que se presenta sobre todo en jugadores amateurs, tiene como causas principales:

.- Mala técnica de agarre de la raqueta y del golpeo. Es el principal motivo y se da sobre todo en los golpes de revés. Los deportistas que empiezan suelen hacer el revés con una posición incorrecta de la muñeca (más flexionada de lo debido), lo que genera más estrés del necesario en el antebrazo y codo.

.- Falta de fuerza de la musculatura del brazo. En ocasiones, los deportistas amateurs intentan jugar durante dos o tres horas seguidas sin contar con la preparación física suficiente para soportar bien ese tiempo y no fatigar la musculatura ni estresar excesivamente los músculos y tendones.

.- Equipamiento mal elegido. Una raqueta con una empuñadura (grip) muy grande o muy pequeña en relación a cada persona puede generar un estrés excesivo en el codo.

Qué hacer para prevenirlo

Los fisioterapeutas madrileños ofrecen una serie de recomendaciones generales para reducir molestias y mejorar el rendimiento de los aficionados al tenis:

1.- Mejora de la técnica de golpeo y agarre. Es importante que un entrenador enseñe una técnica de golpeo correcta a las personas que comienzan a practicar tenis, igual que un buen agarre de la raqueta durante el juego, ya que los tenistas noveles suelen hacer una fuerza de agarre excesiva de la empuñadura.

Si alguien ya tiene dolor y sigue jugando, es posible que el cambio de técnica le ayude, haciendo por ejemplo el golpe de revés a dos manos.

2.- Elección correcta de la raqueta. Hay que dejarse aconsejar por los profesionales a la hora de elegir una raqueta que tenga el peso correcto y el grosor correcto de la empuñadura, ajustados a las características de cada jugador.

3.- Trabajo de fuerza del miembro superior. Es necesario trabajar la fuerza de todo el miembro superior, no solo del antebrazo, por lo que es muy aconsejable realizar ejercicios con pesas o gomas elásticas que involucren la espalda, hombro y brazo.

4.- Preparación física. La mayoría de los deportes de raqueta son muy exigentes por su velocidad, cambios de dirección y su duración. Es importante trabajar la fuerza y la resistencia para soportar mejor las demandas.

Además, hay que trabajar todo el cuerpo, no solo el brazo de la raqueta, ya que se necesitan unas piernas y un tronco bien entrenado para todas esas exigencias en la pista.

5.- Entrenamiento progresivo. Se debe avanzar poco a poco; especialmente, quienes empiezan a practicar tenis. El cuerpo debe ir “acostumbrándose” a ese entrenamiento.

6.- Calentamiento. Aunque a veces cuesta, no se debe olvidar que un buen calentamiento es el mejor aliado para evitar las lesiones. Hay que calentar a nivel general y específicamente el brazo con una goma, con la raqueta, etc.

7.- Entrenamiento “invisible”. Una buena hidratación y nutrición, dormir bien (de siete a ocho horas diarias) y el descanso entre los entrenamientos y partidos serán la clave para reducir el riesgo de lesiones y para optimizar el rendimiento.

8.- Consultar al fisioterapeuta. Desde el CPFCM aconsejan acudir a un fisioterapeuta en cuanto un aficionado empiece a tener dolor o molestias -como el “codo de tenista”-, ya que una valoración y tratamiento precoz favorecerá que se recupere antes y, sobre todo, le ayudará a no alargar o cronificar la lesión en el tiempo.

Noticia relacionada

El Congreso Nacional de Dolor y Fisioterapia tendrá lugar en el Auditorio Norte de Ifema
  • NOTICIAS DEL COLEGIO ·

Visión 360º sobre el dolor

Hay cinco motivos por los que no debes perderte el “Congreso Nacional de Dolor y Fisioterapia”, que te ayudará a transformar tu práctica clínica y prestar una mejor atención a tus pacientes.
Ir al contenido